jueves, 2 de enero de 2014

Si Dios hubiera querido bailar



Si Dios se hubiera dedicado a bailar lo hubiera hecho como Yura, pero en su genialidad la locura y la informalidad hacían caótica combinación. En un concierto en el salvador, Guillermo le dio la entrada para hacer el yancunú pero nunca entró al escenario, lo volvió a presentar pero tampoco, entonces los del grupo lo divisaron entre el público bebiendo y con el atuendo de la presentación, al final, ya en camerinos, Guillermo lo agarro de la camisa y le dijo: Estás arruinando mi carrera, pero Yura reía como si no le importara, ante tal desparpajo entró en escena Jesús Lesmes y le dijo el trabajo de abofetearlo es mío, lo agarró de la camisa y mientras lo abofeteaba le gritaba: estás arruinando la carrera de Guillermo.