viernes, 10 de enero de 2014

Pablo


No hay copa de parlantes que se le escape ni travesura que esté lejos de la imaginación.