viernes, 2 de mayo de 2014

María Navarro


De la misma Ciudad de los Puentes Comayaguela, venimos, de los mismos compañeros en el IFIC, de ese mongólico edificio azul tras una iglesia y de compartir los mismos compañeros y amistades. Una mujer brillante y un momento para recordar en el Auditorio de la Universidad Nacional.

No volvieron a coincidir nuestros senderos hasta este momento, antes de hablar de su papel en la reforma universitaria, remontamos vuelo a aquellos días en que el cantor Jorge Osorto  nos enseñaba las primeras canciones de Serrat, de aquella Directora que se llamaba Teresa y de como hacía esfuerzos sobrehumanos para enojarse o parecerlo.

Eran días de gloria que no volverán.