martes, 29 de abril de 2014

We are not afraid...



Fue una gran presentación allá en New York, estuvimos en esos legendarios cines y coincidimos con Katia Lara quien presentaba en una de las salas. Orgullo y vergüenza, el primero por mirar el trabajo de Katia dándole la vuelta al mundo y lo segundo, porque el Golpe de Estado no era algo de lo cual enorgullecerce.

Para los gringos seguro fue otro filme más sobre lo que su país hace con las dos manos ya sin el pudor de esconder una de la otra, para mi una historia ya sabida, pero a través de la perspectiva y visión de una de las cineastas de mi país.

Al final conversamos en la acera frente a los cine, tuve que viajar miles de kilómetros para volverme a acercar a Katia, hablar con ella, salvar nuestras diferencias y disfrutar de la complicidad de la patria hermana que es común entre los dos.