jueves, 24 de abril de 2014

Gracias Heleci.

Fué una tarde para guardar  en la memoria a salvo del Alzheimer de la distancia y el corazón.