viernes, 18 de agosto de 2017

Se apagó la clave pero sigue el son.

Hasta siempre querido amigo Ricardo Zavala, fue un honor haber coincidido.