viernes, 25 de septiembre de 2015

La cosecha de las horas




Hay tanto músico fuera representando a Honduras, que pensé, después de ver a la prepago que se anunciaba en mi facebook prometiéndome paraísos y coitos gloriosos, que sería un buen momento para escribir sobre el orgullo de ver tanto músico suelto por el mundo y las esperanzas de una patria salvada por la iniciativas de sus hijos, sin apoyo de nadie, sin reconocimiento de nadie.

Con una estructura cultural casi nula, con una dirección de arte que sólo sirve de escondite para momias, que se utiliza como premio de consolación por andar pegando afiches y dándole vivas al líder, con todo en contra, hay una explosión de arte nacional, en todos los ambitos nunca vista.
Ariel Lagos en Europa, Híbriduz en Taipei, Aurelio Martínez en Polonia, Guayo Cedeño, Pez Luna, Roberto Chico, Emilio Alvarez, Eva Cortés, Shirley Paz, Oscar Rossignoli, Carmen & Experimental Jazz Trio, Guillermo Anderson, Karla Lara, Camilo Corea, José Velásquez...bueno se me escapan todos los que son y todos los que están.

Pero es la cosecha de las horas, de aquellos campamentos musicales, de las escuelas de música, de todo un emprendimiento heróico que ha tenido por enemigo número uno al estado, sus políticas anticulturales, sus tiranejos funcionarios y un montón de verracos sàtrapas músicos también, acostumbrados a las mañas y a las trampas.

Grandes páginas se han comenzado a escribir, la juventud ha tomado por asalto el futuro.